Palacio de la Clavería

Historia

El Palacio de Clavería, del siglo XVI, desde el punto de vista histórico-artístico, es uno de los monumentos más importantes de la Orden y Campo de Calatrava. Pese a ello, permanece en el anonimato.

La villa de Aldea del Rey fue residencia de los frailes de la Orden de Calatrava, moradores del Convento de Calatrava hasta 1217, y separada por Felipe II de la Mesa Maestral dándole la Dignidad de Clavería. Su función era la guarda del Convento, cuando residían en ellos Maestres y los Caballeros de ahí el oficio de clavero.

Por este motivo se construyó una casa encomienda conocida con el nombre de Palacio del Norte o Palacio de la Clavería, donde vivió el Cardenal  Infante.

El Palacio de Clavería, era el lugar de residencia del Clavero, cuarta dignidad de la Orden de Calatrava después del Comendador Mayor de Aragón; de aquí el nombre con que se conoce el monumento. Se construyó en Aldea del Rey porque las dignidades de la Orden, como la del Clavero, residían normalmente en los lugares  cuyos beneficios usufructuaban por ser inherentes a su cargo. El Clavero, como su nombre indica, tenía a su cargo la custodia de las llaves; era responsable de guardar y defender el castillo y convento mayor de la Orden, Calatrava la Nueva.

El Palacio de Clavería, pese a su estado ruinoso, es un magnifico edificio de dos plantas, organizado en base a un patio central con columnas y soportales. En su fachada, construida de ladrillo y tapial con sillería en las esquinas, destaca especialmente la heráldica, situada sobre la puerta y balcón principal, que tiene paralelos en la de los muros de Santo Domingo de Almagro. Uno de los escudos laterales es de los Fernández de Córdoba, rama de los Condes de Cabra, y se distingue, entre otros motivos, por una cabeza de rey moro encadenada; el otro es de la casa de los Mendoza, con la inscripción “Ave María”. El escudo situado en la parte superior lleva la cruz de Calatrava y dos llaves o trabas; al ser símbolo del Maestre, está en el lugar más importante. Por todo ello, este Palacio debió fundarlo, en el siglo XVI, el Clavero D. Fernando Fernández de Córdoba y Mendoza, asimismo fundador de la Universidad de Almagro, a quien pertenece la heráldica anterior. El escudo central, con las insignias episcopales, debió pertenecer al Cardenal Infante D. Fernando de Austria, hijo del rey Felipe III.

Fachada-Palacio-de-la-CLaveria
Columnas-del-Palacio-de-la-CLaveria

Está construido sobre un zócalo de piedra caliza, y cerrado por muros de mampostería, aparejado con verdugadas de ladrillo y los ángulos de las esquinas van reforzados por fábrica de sillería perfectamente labrada.

La portada, en el centro de la fachada principal, tiene la parte baja realizada con piedra caliza, dos columnas dóricas laterales, y un balcón de forja sobre la puerta de acceso, rematada por un cuerpo donde se sitúan cuatro escudos labrados en piedra, y un frontón cuadrangular coronado por una estructura paralelepípeda sobre la que se apoya una veleta de forja con la cruz de Calatrava.

La planta es prácticamente cuadrada, distribuida en torno a un patio central con columnas de piedra, también cuadrado. En la parte anterior se ubican las salas que tienen un marcado carácter residencial, y en posterior las de servicio, caballerizas y bodegas.

La cubierta es a dos aguas, de teja, árabe curva, presentando en cada una de sus fachadas exteriores, así como en e patio, pequeñas buhardillas.

La estructura del edificio está formada por muros de carga paralelos a fachada, donde se apoyan jácenas y largueros  de madera sobre los que se construye el forjado de la segunda planta.

En el patio las jácenas apoyan en los pilares por medio de zapatas de madera terminadas, sin decorar, y la cubierta acaba sobre modillones, similares a las zapatas, también sin decorar y que adornan la parte inferior del vuelo de la cornisa.

En este lugar pudo haber estado situado originariamente el escudo de la cruz de Calatrava y las trabas, que debió ser cambiado de sitio.

Felipe II separó la villa de Aldea del Rey de la maestral, agregándola a la dignidad de Clavería. En este contexto se construyó el Palacio de Clavería, llamado también Palacio del Norte. Su último poseedor fue don Carlos María Isidro de Borbón.

Sobre los bienes y rentas del Clavero apenas se encuentran datos en los libros de visitas de la Orden de Calatrava, ya que solo parece haberse conservado el de la efectuada en 1463, que en compensación permite conocer con cierta amplitud la economía de la Clavería. En esta época sus bienes se encontraban dispersos en diferentes lugares y poblaciones del Campo de Calatrava e incluso en la actual provincia de Guadalajara.

Según  el mismo inventario, la residencia del Clavero se encontraba en Aldea del Rey. Junto a ella existía una huerta, la “de palacio”, y varias tierras de pan llamadas “de las Huelgas” o “de las fuelgas” y cuya explotación se reservaba el Clavero. En Aldea del Rey el Clavero tenía una serie muy extensa de fuentes de ingreso, como los diezmos del pan  y de las otras “semillas”; los diezmos del vino y de la fruta,  y los de pollos, lechones, ansarones, corderos, queso y  lana; las rentas correspondientes a los derechos sobre los rastrojos; la veintena de las compraventas; las peñas y caloñas; los “moros horros de peones”, otro rescate de prestaciones personales que recaía, en este caso, sobre la población musulmana y la renta llamada “del mes del vino”. La Clavería compartía con el Priorato del Convento el señorío de la villa de Aldea del Rey.

Incluida en el inventario de bienes de 1563 se encontraba una relación de esclavos, algunos de ellos, con sus respectivas familias, en la residencia del Clavero. También correspondía a la Clavería el derecho de la pesca del Jabalón hasta el término de sus dehesas, y los pontazgos de ganado serrano en dicho río, así como los diezmos del vino de Miguelturra, la montaracia de los lugares de la Orden de Sierra Morena y los Diezmos de frutas y hortalizas de los mismos lugares.

A partir de estos datos puede calcularse el valor de la Clavería, en 1463, en 437.872 mrs., 555 fanegas de trigo y otros cereales, 150 ovejas y 25 aves, aproximadamente. En 1493, según el repartimiento de las lanzas, proporcionaba unos ingresos de 988.000 mrs. Otra fuente de esta misma época tasa la Encomienda de Clavería en 1.161.000 mrs.

Por Resolución de 29 de diciembre de 1989 (D.O.C.M. de 23 de enero de 1990), se acordó tener por incoado el expediente de declaración de bien de interés cultural con la categoría de monumento histórico a favor del inmueble correspondiente al Palacio de Clavería.

Por Decreto 17/1992, de 19 de febrero (D.O.C.M. del 4 de marzo de 1992), se declara bien de interés cultural, con la categoría de monumento el inmueble correspondiente al Palacio de la Clavería.

Columna-del-Palacio-de-la-CLaveria